“El autor como productor”, Walter Benjamin

walterbenjamin2

Resumen 

El autor como productor fue leído por Walter Benjamin en el Instituto para el Estudio del Fascismo, fundado en París por los alemanes, que huyendo del nacional socialismo alemán abandonaron su país.

En este texto se propone en primer lugar ganar a los intelectuales para la clase obrera, haciendo que tomen conciencia de la identidad de su quehacer espiritual y de su condición de productores.

Se nos recuerda que los poetas, caracterizados por su autonomía y libertad en el proceso de creación, fueron desterrados del modelo de estado de Platón, por considerar la poesía superflua y nociva dentro de la comunidad perfecta que planteaba. Tras esto, el autor hace una distinción entre el escritor burgués, que sin admitirlo trabaja para determinados intereses de clase y otro escritor más progresista, el cual se sitúa al lado del proletariado poniendo así fin a su autonomía,  siendo de utilidad en la lucha de clases, y por tanto sigue una tendencia.

A continuación, al concepto de tendencia le sigue el de calidad. Para que una obra tenga valor debe seguir la tendencia correcta así podrá ser considerada una obra de calidad, es decir que lo que determina el valor de una obra es la relación que se establece entre tendencia y calidad. La tendencia política correcta de una obra incluye su calidad literaria, porque incluye su tendencia literaria. La tendencia literaria supone un progreso o un retroceso dependiendo de la técnica usada en su producción. Además para que una obra sea útil (“operativa”) ha de insertarse en el interior del contexto social  de la actualidad, en el contexto social viviente. Por tanto debe exigirse a los productores que creen sus obras atendiendo a la situación política del momento y a la izquierda naciente.

Volviendo a los escritores, estos pueden ser informantes u operantes. Aquellos considerados informantes son los que se limitan a dar una información, se podría decir que desempeñan un papel de espectador de los acontecimientos. En cambio, el escritor operante es el que tiene una misión: luchar, interviene y toma partido activamente, cuando escribe aporta algo nuevo, este escritor pasa a ser un productor de información, con una tendencia y calidad propias. El autor como productor debe llegar a la prensa, al periódico, medio en que se está planteando una confusión literaria donde empiezan a desaparecer las distinciones entre lector y público, el lector convertido en un escritor, por su implicación en el proceso de creación literaria del periódico mediante sus aportaciones. Pero el periódico pertenece al capital de modo que el escritor queda condicionado por lo social y deberá de hacer frente a numerosas dificultades para llegar a ser un autor productor, ya que de lo contrario la función de su obra será contrarrevolucionaria y no favorecerá a la nueva tendencia creciente del sistema.

El activismo tiene que reemplazar la dialéctica materialista por el sentido común. El intelectual debe ocupar el lugar que le corresponde dentro de la lucha de clases, y este lugar está dentro del proceso de producción. De este modo Benjamin propone: en lugar de una renovación espiritual (como promulgaba el nacional socialismo), una innovación en las técnicas que aleje a los individuos del nacional socialismo.

El autor tendrá que vencer las oposiciones que atrofian la producción de los intelectuales  para conseguir el el progreso técnico, base para su progreso político, así superando los ámbitos de competencia en el proceso de producción intelectual convierten en políticamente eficaz una producción.

Walter Benjamin se opone a las barreras de especialización, levantadas con el fin de separar las fuerzas productivas. El autor como productor experimenta la solidaridad con el proletariado y esto le lleva a solidarizarse con otros productores que antes apenas le interesaban. La tarea más vigente del escritor de hoy es reconocer su pobreza para comenzar desde el principio. El estado soviético no desterrará a los poetas como hizo Platón, pero sí les asignará tareas que no permitirán al poeta desplegar la riqueza de su personalidad creativa.

La tendencia política es una condición necesaria de la función organizadora de una obra, esta tendencia requiere una postura orientadora e instructiva por parte del escritor. El autor debe enseñar a los escritores a seguir el modelo de producción que guíe a otros productores en el proceso de producción y ponga a su disposición un aparato mejorado. Este aparato será mejor cuantos más consumidores convierta en productores, es decir que tomando como ejemplo el medio de la prensa, cuantos más lectores sea capaz de transformar en colaboradores.

En conclusión, se exige al escritor que piense y reflexione acerca de su posición en el proceso de producción para tratar de evitar la tendencia a ser hombre de espíritu y en su lugar, convertirse en productor revolucionario de su tiempo. La lucha revolucionaria no se juega entre capitalismo y  espíritu, sino entre capitalismo y proletariado.

Comentario de texto

La lectura de este texto en el contexto de la asignatura me lleva a pensar que el productor al que hace referencia el autor, bien podría ser un artista. El artista debe ponerse al servicio de la sociedad produciendo obras de arte para ella. Al igual que el autor del texto, pienso que estas obras de arte para que pudieran tener una “utilidad” se deberían integrar en el contexto social y  no plantearlas como objetos alienados del mundo que les rodea.

Hoy en día, una manera muy directa de llevar a cabo esta propuesta sería a través del arte público, ideando obras que ocupen los lugares de paso de esta sociedad, que el arte se pudiera encontrar en el espacio público e invadir la esfera pública con propuestas artísticas. Los artistas debemos actuar como los escritores “operantes”, nuestro deber es intervenir activamente en la sociedad de todas las formas imaginables.

Otro planteamiento que me ha resultado interesante es cuando nombra el proceso de reconsideración,  refundición de las formas. Esta idea me ha recordado a la transvaloración de los valores de Nietzsche, así como a la crítica a las obras maestras de Antonin Artaud: “(…)las obras maestras del pasado son buenas para el pasado: no son buenas para nosotros.(…)”

No se pueden eternizar las formas, ya que la sociedad cambia constantemente y las formas deben seguir su ritmo, formas y sociedad deben progresar a la vez. Por tanto el artista debe tener muy en cuenta cuál es el momento en el que vive, la sociedad en la que se encuentra inmerso y de la que forma parte.

En el texto se expone también la cada vez más difícil distinción entre autor y lector. A mi parecer, en el arte contemporáneo el espectador de la obra de arte en muchos casos también puede realizar la acción de producir como artista cuando por ejemplo, interviene en el proceso de creación o de articulación de la obra, también, incluso puede llegar a formar parte de la misma obra, cuando convive en el mismo espacio e interactúan artista/obra/espectador mutuamente, llegando a crear un todo.

En conclusión me ha parecido muy interesante la lectura de este texto ya que he encontrado muchos paralelismos entre la idea de productor que plantea Benjamin y el artista contemporáneo, ninguno de los dos ha de olvidar que forma parte de la sociedad y deben interpretar su papel de artistas. La primera vez que leí acerca de Walter Benjamin fue el año pasado durante el erasmus, en la asignatura de Filosofía y Estética, era un texto que trataba de l’image brulée que me pareció muy sugestivo así que cuando en clase se nos planteó este ejercicio y vi el nombre de Walter Benjamin en la lista de textos, quise volver a leer obra suya para conocer su opinión acerca de otros temas.

Biografía de Walter Benjamin

“Vine al mundo bajo el signo de Saturno -el planeta de revolución más lenta, el astro de las dudas y las demoras”. Apunte autobiográfico de 1933

Walter Benjamin nació en Berlín el 15 de julio de 1892. Fue  un intelectual europeo, judío alemán, filósofo, crítico literario, analista de la sociedad, traductor y ensayista.

Desde la adolescencia sintió una actitud crítica hacia la sociedad capitalista, lo que le llevó al estudio de la corriente del materialismo histórico, a través de la filosofía y la crítica literaria marxista. Estudió filosofía en la Universidad de Berlín, así como en las de Friburgo, Munic y Berna en esta última es donde se doctoró con una tesis sobre el romanticismo alemán. Se acercó a las ideas socialistas, uniendose a la Freie Studentenschaft y colaborando con publicaciones republicanas. A su vuelta a Berlín, trabajó como crítico literario y traductor. Influido por Bloch y Luckács, asumió posturas marxistas. La filosofía marxista europea se agrupaba entorno a la Escuela de Frankfurt, de la que fue colaborador estrecho, aunque nunca pudo ser profesor, pues  lo rechazaron por ser judío.

Ante el empuje del nazismo en Alemania, en 1933 Walter Benjamin se exilió a París donde realizó traducciones de Charles Baudelaire, a quien admiraba por considerarlo un observador nato de la vida.  A través de las ideas de Baudelaire, Benjamin percibió que la ciudad,  aunque no en su totalidad, podía constituirse en un objeto alegórico. Se interesó por el análisis de la ciudad, su configuración y su atmósfera, así, a partir de la ciudad, se podían comprender los mecanismos estructurantes de la modernidad del siglo XIX. En 1927, Benjamin escribió  el Libro de los pasajes, que solo se ha podido editar como  proyecto y donde analiza los pasajes comerciales, los objetos que compra la burguesía, el juego, la prostitución y la figura del flâneur: el paseante solitario, observador que busca cobijo entre la multitud de las grandes capitales.

En 1939, cuando  estalló la guerra, Benjamin fue encerrado en un campo de concentración francés, cerca de Nevers, de donde fue liberado el mes de noviembre del mismo año. Volvió a París y empezó a redactar Tesis sobre la filosofía de la historia (1959) pero la persecución alemana hizo que huyera hacia el sur de Francia.

Estuvo en Lourdes y posteriormente en Marsella, donde consiguió un visado, para trasladarse a Estados Unidos. En septiembre de 1940 pasó a Banyuls intentó atravesar los Pirineos, por la ruta Líster ayudado de Lisa Fittko y con la colaboración del alcalde socialista de Banyuls-sur-Mer, Vincent Azéma. Guiados por Fittko, Tanto Benjamin como otros fugitivos llegaron a Portbou,  el dia 25 entrada la noche: se hospedaron en el Hotel-Fonda de Francia. Les llegó la noticia que siguiendo una orden (dada el dia de antes) del gobierno alemán y francés, con la connivencia del régimen franquista, toda persona que pasara a España sin el visado de salida de Francia, sería deportada de inmediato, otra vez a territorio francés. Esa misma noche o tal vez la mañana siguiente, Benjamin murió por sobredosis de morfina.

monumento en homenaje a WBenjamin en Portbou Girona GironaFue enterrado en el cementerio de Portbou, en un nicho  alquilado por cinco años; tras este tiempo sus restos fueron lanzados en una fosa común. En el lugar donde se supone que descansan, hay una placa que cita un pasaje de las Tesis nombradas: “No hay ningún documento de cultura que  no lo sea también de la barbárie”. Es la discontinuidad histórica que Benjamin habría querido ver algún dia, superada.

 

 

Monumento en homenaje a Walter Benjamin en Portbou, Girona

 

 

Entre sus libros más destacados figuran: El concepto de crítica de arte en el Romanticismo alemán (1917), Capitalismo como religión (1921) Libro de los pasajes (1927, inacabado), Franz Kafka (1934), La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (1936) y Tesis sobre la filosofía de la historia (1959).

Contexto histórico: Periodo de entreguerras

Primera Guerra Mundial 

Tras propagarse como un incendio incontrolado a causa de los compromisos contraídos por alianzas, la Primera Guerra Mundial (1914) terminó dejando tras de sí un panorama devastador: 17 millones de muertos, y deudas de guerra. Debido al descenso de la productividad agropecuaria a medida que se desarrollaba el conflicto, las situaciones de escasez en el abastecimiento de alimentos básicos fueron cada vez más pronunciadas. El cansancio de la guerra, el estallido de las estructuras familiares y sociales preexistentes, la pobreza y el hambre hacían que creciese la contrariedad entre la población, que se materializó en las manifestaciones antibélicas de la Liga Espartaquista. La protesta alcanzó su punto culminante en la Revolución de 1918, durante la cual Philipp Scheidemann (del Partido Socialdemócrata, SPD) proclamó la República.

Intento de golpe de Estado (Kapp)

El 13 de marzo de 1920, conspiradores de extrema derecha se rebelaron contra la reducción del ejército alemán ordenada en el Tratado de Versalles. Al mando del Freikorps Brigada de Marina Ehrhardt, el general Walther von Lüttwitz ocupó el distrito gubernativo de Berlín y nombró a Kapp Canciller del Reich. El Gobierno huyó de Berlín y llamó a la huelga general junto con el SPD. El funcionariado se negó a seguir las instrucciones de Kapp, y la huelga logró el colapso de los servicios públicos, de modo que el golpe de Estado fracasó.

Berlín, metrópoli cultural de los años 20


El Berlín de Walter Benjamin a comienzos del siglo XX, cuyo progreso inspiraría parte de sus tesis. : CULVER PICTURES (THE PICTURE DESK)

El Berlín de Walter Benjamin a comienzos del siglo XX, cuyo progreso inspiraría parte de sus tesis. / CULVER PICTURES (THE PICTURE DESK


Gracias a la “Ley del Gran Berlín” de 1 de octubre de 1920, la capital se convierte en la mayor ciudad industrial de Europa. Los derechos fundamentales y libertades personales establecidos por la Constitución de Weimar hicieron posible que llegara a ser la metrópoli cultural de los años 20. El arte y la cultura experimentaron  un auge como no se habían conocido hasta entonces. Los artistas más importantes de la época se reunían en el Romanisches Café de la Kurfürstendamm (Bertolt Brecht, Otto Dix, Max Liebermann, Erich Kästner, Joachim Ringelnatz, Billy Wilder, etc.). Fue el boom de la vida nocturna berlinesa con sus espectáculos de entretenimiento y variedades, la ciudad siguió evolucionando  también de día.

La Gran Depresión

En junio de 1919 con la firma del Tratado de Versalles, recayó sobre Alemania la culpabilidad exclusiva por el comienzo de la Primera Guerra Mundial y los pagos de reparación resultantes, supusieron para la nación una pesada carga que proporcionó a la extrema derecha una bienvenida justificación para combatir contra la República. Además a Berlín llegó también en 1929 la Gran Depresión , trayendo consigo quiebras y un gran número de parados. Se rebajó a la mitad la producción industrial de la ciudad, mientras el paro ascendía a marchas forzadas.

Ascenso del Partido Nazi

La leyenda de una “quinta columna” que hizo que se perdiese la Primera Guerra Mundial, la cuestión de la culpabilidad por la guerra, la crisis económica mundial, la pobreza, el hambre y la falta de perspectivas hicieron receptiva a la población respecto a la propaganda del Partido Nazi, que desde 1920 trabajaba para aniquilar la República. enfrentamientos en asambleas o callejeros que se producían cada vez con más frecuencia entre el Partido Nazi y la Liga Roja de Combate (RFB) culminaron en el “mayo sangriento” de 1929 en Berlín. En 1932, los nazis ganaron las elecciones al Parlamento Nacional, con lo que Hitler logró que el 30 de enero de 1933 el Presidente Hindenburg cediera a sus pretensiones entregándole la cancillería nacional. Tras la llegada de Hitler al poder, la política exterior alemana se caracterizó por su agresividad y su expansionismo. En 1939 la invasión de Polonia desencadenó la Segunda Guerra Mundial, que enfrentó a los aliados y a los países del Eje en el conflicto más destructivo que ha conocido la humanidad.

Bibliografía

http://www.sitographics.com/conceptos/temas/biografias/WalterBenjamin.htm

http://laimagendelfilosofo.blogspot.com.es/2012/02/walter-benjamin-y-bertolt-brecht-en-la.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/05/03/actualidad/1430676592_792127.html

http://bartleby-company.tumblr.com/post/115065262563

http://www.circulobellasartes.com/ciclos-cine/walter-benjamin-constelaciones-cinematograficas/

http://www.historia-viva.net/ca/002ca.html

http://elpais.com/diario/2009/01/22/quaderncat/1232588719_850215.html

https://ca.wikipedia.org/wiki/Walter_Benjamin#Biografia

http://www.historia-viva.net/ca/grafiken/02_07lisa_fittko_1930er.jpg

https://quintanormalextrema.files.wordpress.com/2009/04/benjamin-walter.pdf

http://www.visitberlin.de/es/articulo/el-fin-del-imperio-aleman-1918-y-los-dorados-anos-20

http://s.libertaddigital.com/fotos/noticias/alexander-platz.jpg

Marcel·la Giner Bosch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s