CONTRAINFORMACIÓN

 

 

CONTRAINFORMACIÓN, teoría mediática y el fetiche información.

“La contrainformación alternativa o simplemente contrainformación es la información transmitida por grupos independientes no vinculados, en principio, a un poder político organizado concreto ni a un gobierno determinado…”

“Si bien es necesaria esta contrainformación para la concienciación y el acceso a determinadas informaciones, sin la aportación de los movimientos políticos dentro del propio contexto vital  no tendría ningún efecto pues es necesaria una práctica social que a la vez enriquezca a los medios”.

 

Definiciones:

CONTRAINFORMACIÓN ALTERNATIVA es la información transmitida por grupos independientes no vinculados a los poderes políticos o económicos.

CONTRAINFORMACIÓN ESTATAL es la generada por un estado para confundir a sus oponentes.

 

Resumen:

Geert Lovink, distingue entre los medios alternativos y los propios.

“Los alternativos” toman como referencia los medios de comunicación burgueses, en tanto que intentan corregir o completar el espectro de información existente. En los 70/80 las izquierdas lo utilizaron para hacer lecturas divergentes con el fin de construir una opinión pública liberal.

“Los propios” no pretenden concienciar ni influenciar ni enriquecer la opinión pública, estos se sitúan a sí mismos fuera el centro social tanto por sus contenidos como por el hecho de hacer suyo códigos y temas subculturales. En el caso de las izquierdas ,”los propios” hablan de sus propios posicionamientos y/o convicciones y se mueven en ámbitos reducidos debido a su jerga y manera de actuar su base subcultural, y por eso, a la vez, posibilita un mayor intercambio entre público y medio. Estas relaciones nos muestran que son importantes los marcos sociales de relación y la practicas políticas y culturales extramediáticas.

Los alternativos partían de la idea de poder provocar una reacción que provocara cambiar de la sociedad con su modelo “ megáfono” creando una comunicación lineal por la que sustituir las ideas falsas por las correctas. La experiencia nos demuestra que la trasmisión de estas ideas se queda corta y es por tanto ineficaz.

¿Cuál sería pues, la función actual de la contrainformación?

Esto no significa que no haga falta, pero es insuficiente, lo que realmente importa no es que salga en los medios sino conseguir que la gente hable y actué. Sin una reciprocidad, si sólo se va en una dirección,  no se consigue un cambio real. Los medios de comunicación de masas usuales aún en manos adecuadas no deja de ser un modelo poco democrático pues va del productor al consumidor.

 

 

 

Contrainformación y práctica social.

Si bien es necesaria esta contrainformación para la concienciación y el acceso a determinadas informaciones, sin la aportación de los movimientos políticos dentro del propio contexto vital  no tendría ningún efecto pues es necesaria una práctica social que a la vez enriquezca a los medios.

 

 

Compaigning.

Pero no todas las “informaciones “ son tendencialmente inefectivas, Hay temas que aunque pertenezcan al ámbito dela información clásica, (ecología, armamentismo) se han convertido en objetos de grandes campañas de prensa exitosas en su marco autoimpuesto.

El fetiche mediático “suceso” es el que determina lo que se informa.

Compaigning son intervenciones puntuales, a corto plazo y realistas que no cuestionan de manera esencial la forma de vida de los destinatarios sino que les posibilita percibirse como participantes crítico del acontecer público sin criticar la estructura de la sociedad en su totalidad.

 Pero lo que resulta de aquí no es una práctica social mas bien una simulación mediática de la misma.

Para la práctica social necesitaría discusiones, experimentos, valor para decidirse…es decir todo aquello que no hay sitio en la calle de una dirección de los más-media.

 

 

 Internet.

¿Qué lugar ocupan estas nuevas tecnologías y que perspectivas abren?

El fetiche que se provoca es

“información, información, y más información”

Sí la información se convierte en un fin en sí mismo  ¡no se consigue nada!

Si bien internet posibilita una comunicación reciproca e interactiva, no menos cierto es que se mueve en un mundo más  bien virtual del ciberespacio lejos de una vida de tiempo real. Corremos el peligro de caer en el mito de la sociedad de la información

 Debido a la perdida de funcionalidad asociada a esta evolución los media contrainformativos se ven devueltos al papel de fanzines que se dirigen sólo a un espectro social relativamente pequeño, aún así son espacios donde se puede hacer llegar la información al público en general y abrir un camino donde se pueda pensar y discutir lo disidente y alternativo.

Y en este caso la contrainformación se convierte en imprescindible.

La noción de guerrilla de la información no se contrapone a una práctica contrainformativa, se complementa pues rompe el consenso hegemónico y crea situaciones de comunicación abiertas.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s