Mierle Laderman Ukeles

En este trabajo voy a centrarme en la obra de Mierle Laderman Ukeles, una gran artista de la cual, personalmente, admiro su trabajo. Mierle Laderman Ukeles nace en Denver, Colorado (Estados Unidos) en 1939. A pesar de heber estudiado historia y estudios internacionales, más tarde estudió también práctica artística en Nueva York, donde se centra su obra. Ésta tiene, sobretodo, un carácter feminista, que se basa en la visibilización del trabajo de mantenimiento del hogar, rol socialmente impuesto a las mujeres. Por ello, ella se autoproclamó “artista de mantenimiento”. Para ella, estos trabajos de cuidado y mantenimiento de los que nos hablan, incluyen cocinar, limpiar, cuidar a los niños… Además, durante algunas de sus obras, ésto es exactamente lo que hace: realizar estas tareas que normalmente se realizan en privado, pero esta vez en público, a ojos de todo el mundo. En cierto modo, su obra artística también puede ser considerada como trabajo activista. Actualmente, y desde 1977, Laderman es la artista residente en el New York City Department of Sanitation.

A continuación voy a exponer algunas de sus obras y las tácticas utilizadas en ellas:

TOUCH SANITATION

Mierle Laderman Ukeles, Touch Sanitation, 1979-1980. Performance.

“Touch Sanitation” es uno de los proyectos más ambiciosos llevado a cabo por Laderman. Esta performance, realizada entre 1979 y 1980, consistió en que, durante casi un año, la artista conoció y quedó con al rededor de 8500 empleados y empleadas del mantenimiento y la limpieza de las calles públicas. Durante el tiempo en el que les veía, la artista le daba un apretón de manos a cada uno de ellos y les decía “Thank you for keeping New York City alive” (en inglés, “gracias por mantener viva la ciudad de Nueva York”). Laderman documentó todo este proceso no solamente tomando fotografías de estos encuentros, sino grabando las conversaciones con estos empleados, y construyendo un mapa donde dejaba constancia de sus actividades realizadas durante estos encuentros que, como ya hemos dicho, duraron casi un año. La parte activista de esta obra viene en que, además de esto, Laderman también documentó las historias privadas e individuales de cada uno de los trabajadores y trabajadoras a los que conoció, en un intento de cambiar los estereotipos y la visión negativa que la sociedad tiene sobre este sector de trabajo que, en su opinión, está tan infravalorado y al que no se le reconocen adecuadamente sus labores.


Mierle Laderman Ukeles, Touch Sanitation, 1979-1980. Performance.

Mierle Laderman Ukeles, Touch Sanitation, 1979-1980. Performance.

En esta obra, podríamos decir que Laderman utiliza como táctica el camuflaje. No es que se intente “ocultar” que se está dando un discurso, sino que en ningún momento la artista nos deja claro directamente que su intención es la de intentar que la sociedad les de un valor a los y las trabajadoras del mantenimiento y la limpieza pública. Laderman simplemente les da su reconocimiento individual. Es mediante la documentación de las historias de cada individuo de este sector como la artista consigue meterse en nuestras mentes y decirnos “mira, reflexiona, date cuenta de lo que hay detrás de cada una de estas personas”.

Podría creerse, sin mucha información, que en esta obra hay algo de “teatro invisible” puesto que, sí, su objetivo sí es mostrar la opresión que sufren estas personas en cuestión. Sin embargo, aquí no hay una historia preparada. Esto no es una ficción, ni ninguno de estos trabajadores y trabajadoras están interpretando un papel. Aquí solo se muestra la realidad a la que está sometido el sector del mantenimiento y limpieza de la vía pública.

WASHING

Esta obra, “washing” (del inglés, “lavando”), llevada a cabo en 1974 (concretamente el 13 de junio, entre las 14:00 y las 17:00) consiste, básicamente, en eso, en lavar. La obra tiene lugar en el exterior de la vieja IR Gallery, en el Soho de Nueva York. Laderman dijo que la limpieza de todo el área exterior de esa galería iba a pasar a ser una obra de arte durante el periodo de tiempo especificado como la duración de la obra y que, a partir de las 17:01h de ese mismo día, el espacio ocupado para ser limpiado, volvería a su propiedad normal, es decir, a ser un espacio más de la vía pública, y a no tener ningún interés como obra de arte.

Mierle Laderman Ukeles, Washing, 1974. Performance.

Según la artista, lo que empezó a las 14:00h, al empezar la obra, es que la gente empezó a pararse antes de pasar por el lugar, como con miedo a entrar en ese espacio que ella estaba limpiando, de manera que mucha gente se quedaban allí, de pie, simplemente observando como Laderman limpiaba el suelo. A aquellos que sí se atrevían a pisar el area para cruzarla, o simplemente para entrar en la galería, la artista les perseguía incluso de rodillas, intentando limpiar sus pantalones, sus zapatos, etc.

Lo que la artista pretendía con esta obra era llevar la limpieza a sus limites, es decir, llevar la limpieza hasta el punto en el que se convierte en control -control sobre aquello que se limpia, sobre el area, de manera que nada puede entrar y permanecer en ella-.

Hay un vídeo en el cual la artista explica algunas anecdotas sobre la obra. En él, Laderman explica, entre otras cosas, que entre esa gente que no se atrevió a entrar en ese territorio que ella estaba limpiando, había un señor que, después de un rato observando, se fue a su casa y volvió con un montón de trapos, ofreciéndoselos para limpiar, rompiendo así la estructura de la performance, participando de esta, ofreciendole a la artista material con el que seguir creando su arte. Además de este señor, hubo un grupo de estudiantes de arte que se quedaron mucho rato observando la obra, en grupo, cada uno con su libreta, tomando apuntes y anotaciones sobre la obra. Después de un rato largo observándola, una de las chicas que estaban allí tomando apuntes, le ofreció su ayuda para limpiar, ya que le resultó incomodo estar tanto rato observando como alguien trabajaba sin poder ayudarla. Puede que podamos hacer una reflexión aquí sobre que la persona que se ofreciese a ayudar en este trabajo fuese precisamente una mujer, es decir, el género al que socialmente se le imponen este tipo de trabajos de mantenimiento y limpieza, mientras fue un hombre el que simplemente aportó el material para que ella pudiese seguir limpiando. Me parece una reflexión importante, ya que ésta es una de las “denuncias” principales de las obras de Mierle Laderman Ukeles, la cuestión de género. Lo deja bien claro en su “Manifesto For Maintenance Art 1969! Proposal for an Exhibition CARE”, donde especifica “I am an artist. I am a woman. I am a wife. I am a mother. (Random order) I do a hell of a lot of washing, cleaning, cooking, renewing, supporting, preserving, etc. Also, (up to now separately) I ‘do’ Art. Now I will simply do these everyday things, and flush them up to consciousness, exhibit them, as Art […] MY WORKING WILL BE THE WORK”. Creo que es importante dejar claro que, si habla de la maternidad en último lugar, aunque afirme que se trata de un orden aleatorio, es porque la maternidad es un punto importante en la obra de Laderman. Según la misma artista explica, desde el momento en que fue madre la gente no dejaba de preguntarle por su maternidad, en lugar de por su obra y se negaba a ser “dos personas”, ya que parecía que solo podía ser madre y artista siendo dos personas diferentes. Ella quería conciliar estas dos partes de su vida en una sola, como parece que sigue siendo complicado incluso hoy en día.

Mierle Laderman Ukeles, Washing, 1974. Performance.

Si hay alguna táctica que la artista haya querido utilizar en Washing, esa para mi es la sobreidentificación. Laderman se adapta a lo que la sociedad identifica como “lo correcto” que es que sea ella, mujer, la que realice las tareas de cuidados, limpieza y mantenimiento y, no solo los acepta, sino que los lleva hasta el límite. En cierta manera, esta es una constante que se repite en el trabajo de Laderman, ya que no encontramos solamente una obra en la que su proposito es limpiar cierta area o territorio, sino que muchas de sus obras (sobretodo tras el Manifesto For Maintenance Art 1969! Proposal for an Exhibition “CARE”) se basan en eso, en reapropiarse del discurso patriarcal en que la mujer es objeto de limpieza, y ponerlo en práctica en el espacio público o dentro de galerías.

Mierle Laderman Ukeles, Hartford Wash: Washing/Tracks/Maintenance: Outside, 1973. Performance.

Mierle Laderman Ukeles, Hartford Wash: Washing/Tracks/Maintenance: Inside, 1973. Performance.

Por poner un ejemplo, las anteriores imágenes son de una performance realizada en el Wadsworth Atheneum Museum, en Hartford. En ella la artista transformó también los trabajos de limpieza y mantenimiento en la propia obra de arte, pero esta vez en lugar de hacerlo en la vía pública, lo hizo tanto en el interior de un museo como en sus exteriores (es decir, las escaleras del museo, el portal del museo…).
En esta obra, como en todas las que realiza esta labor, también podemos decir que está utilizando la sobreidentificación, ya que se adapta al mismo discurso patriarcal.

Si hablamos del contexto historico-social de la artista, no es de extrañar el tono feminista que encontramos en la obra de Mierle Laderman Ukeles. De hecho, si ponemos en contexto su obra, podemos ver que ésta coincide con la segunda ola del feminismo. Por tanto, durante la época de los años 70, no solo encontramos obras feministas en Laderman, sino que se da todo un movimiento de arte de carácter feminista en artistas como por ejemplo Judy Chicago, Nancy Spero, Miriam Schapiro o las Guerrilla Girls, entre muchas otras autoras contemporáneas a Laderman.

Bibliografía:

<pre class="wp-block-syntaxhighlighter-code brush: plain; notranslate">https://en.wikipedia.org/wiki/Mierle_Laderman_Ukeles
http://www.sternberg-press.com/index.php?pageId=1543
https://www.brooklynmuseum.org/eascfa/feminist_art_base/mierle-laderman-ukeles
https://timeline.com/mierle-ukeles-cleaning-museum-64d274a0a19c
<div class="jetpack-video-wrapper"><span class="embed-youtube" style="text-align:center; display: block;"><iframe class='youtube-player' type='text/html' width='470' height='265' src='https://www.youtube.com/embed/aJ9GWlFZz1g?version=3&#038;rel=1&#038;fs=1&#038;autohide=2&#038;showsearch=0&#038;showinfo=1&#038;iv_load_policy=1&#038;wmode=transparent' allowfullscreen='true' style='border:0;'></iframe></span></div>
Blisset, Luther. Manual de guerrilla de la comunicación. Editorial Virus.
https://www.diariosur.es/20140523/mas-actualidad/cultura/mujeres-estan-preparadas-para-201405231503.html
</pre>

Maria Ginestar Ferrer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s